Seguro que todos en alguna ocasión hemos oído relatar los beneficios de salir a correr, y los más afortunados, que tienen tiempo y ganas de salir a entrenar lo habrán sentido en su propio organismo.

Porque en primer lugar hay que tener la fuerza de voluntad de ponerse las zapatillas varias veces a la semana y salir a correr. Hay momentos en los que estamos realmente cansados, hace mal tiempo o simplemente no estamos motivados para hacerlo.

Pero si tienes la suficiente fuerza de voluntad para perseverar, hacer un esfuerzo y cambiarte de ropa y ponerte las zapatillas, lo más difícil ya lo habrás conseguido.

En mi caso, la línea que separa el intento de salir a correr de la realidad de hacerlo es la correa del pulsómetro y las zapatillas. Una vez me he atado al pecho la cinta Polar H7 y me he atado los cordones, sé que ya no hay vuelta atrás.

Es seguro que saldré a correr, haré más o menos kilómetros, pero habré salido a entrenar, que es lo que cuenta.

Y si tú también lo consigues, serán muchos los beneficios para tu organismo. Pero al margen de las ventajas fisiológicas que todos sabemos, quizás todavía más importantes sean las buenas sensaciones que te quedan y la satisfacción interna por haber vencido a la pereza.

 

VENTAJAS PARA EL CUERPO Y LA MENTE

 

Dicen que se liberan sustancias placenteras en el cerebro cuando hacemos ejercicio. Sea como sea, es evidente la sensación de satisfacción con uno mismo por el trabajo realizado.

De repente, estamos de mejor humor, vemos las cosas con mayor claridad y somos capaces de tomar decisiones con mayor amplitud de miras. Sólo por todo esto, ya ha valido la pena salir a correr.

Pero es que además tenemos que contar con un buen repertorio de beneficios para el organismo, que no podemos olvidar: ejercitamos el músculo más importante de nuestro cuerpo, que es el corazón, para mantenerlo en forma.

Eso sí, cuando salgamos a practicar deporte, sea el que sea, es muy recomendable que usemos un pulsómetro para controlar nuestras pulsaciones. Actualmente hay una gran cantidad de modelos de pulsómetro sin banda que permiten un uso muy cómodo sin tener que llevar atada el pecho una cinta de frecuencia cardíaca.

Activamos nuestros músculos, huesos, articulaciones y tendones para tonificarlos, enviando un mensaje al cuerpo para que regenere los tejidos dañados y los fortalezca: nada de que se deterioren con el paso del tiempo por no usarlos, sino todo lo contrario.

Hay tantas y tantas razones por las que salir a correr, que es casi imperdonable no hacerlo. ¿Y en vuestro caso, a qué estáis esperando?