¿Cómo quitar el miedo a ir al dentista?

¿Cómo quitar el miedo a ir al dentista?¿Cómo quitar el miedo a ir al dentista?

Está claro que no son muchas las personas encantadas de ir al dentista, pero debemos de diferenciar entre las personas a las que no les gusta mucho ir y las personas que realmente tienen un miedo irracional y muy importante, esas son las que decimos que sufren fobia dental.

Ese miedo puede producirse por varios motivos, puede ser simplemente por haber pasado por una experiencia negativa, por el ruido de los aparatos, por tener que abrir la boca durante mucho tiempo seguido, etc.

El miedo al dentista generalizado

Se dice que casi el 50 % de las personas tienen miedo a ir al dentista, no obstante, posiblemente el número de personas con fobia como tal, sea algo menor.

Para intentar solucionar esta fobia hay varias técnicas o estrategias que podemos probar a usar:

– Primero de todo lo que debemos de hacer es buscar a un odontólogo especialista, que nos de confianza y nos explique bien lo que nos ocurre y cuál es el tratamiento, en que va a consistir, etc. Para eso podemos preguntar a familiares y amigos para que nos den opiniones de los que conozcan ellos. Puedes pasarte por allí e informarte sin compromiso.

El avance un aliado para perder el miedo

– Si a lo que tenemos miedo es al dolor, tenemos que saber que hay muchas técnicas actualmente que nos permite minimizar de manera considerable el dolor hasta el punto de que gracias a ellas en muchas ocasiones el dolor es nulo.

– La confianza con tu odontólogo te permitirá decirle que te permita cada cierto tiempo descansar para poder respirar y relajarte e incluso andar y estirarte un poco.

– Ir acompañado también te puede ayudar a calmarte a sentirte apoyado y por tanto más tranquila.

– Si el especialista te lo permite también puedes llevarte música que puedes poner para relajarte y evadirte un rato mientras dura la sesión.

– Si tienes que hacerte un tratamiento largo o complicado, puedes empezar poco a poco por ir haciendo pequeños avances, puedes hacerte una revisión primero, en la cual no hace falta que estés mucho tiempo, luego una limpieza bucal, etc., así poco a poco iras ganando confianza con el dentista, con el lugar y con las sensaciones que vayas teniendo.

Con todos estos trucos que te damos solo será cuestión de unos meses que te olvides de tu fobia y aunque ir al dentista no sea tu momento favorito sí que ganaras tranquilidad y no te importará ir a hacerte tus revisiones o tratamientos cuando sea necesario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *