Sueñas con rollos de sushi y tienes ganas de comida japonesa todo el tiempo, nada mejor que un tatuaje que te tiente todo el tiempo. ¡Qué no te dé vergüenza tu obsesión! El sushi ha conquistado al mundo y ha llegado al arte sobre el cuerpo. Por eso, hoy te contaremos sobre los mejores trabajos de tatuadores en todo el mundo.

Los tatuajes y la cultura japonesa

Si te gusta la cultura japonesa, probablemente sepas que los tatuajes tienen un rol importante. De hecho, la historia marca el paleolítico como el comienzo de los tatuajes en Japón e incluso existen estilos 100% japoneses de tatuajes.

Si bien los primeros tatuajes japoneses tenían como motivo decorativo una fuerte carga espiritual y protección, hoy en día hay diversos estilos que nada tiene que ver con su mítico inicio.

Un poco de historia…

Si bien en sus comienzos los tatuajes en Japón tenían como objetivo la protección divina, durante el siglo II y hasta el siglo V comenzaron a ser una forma de castigar criminales y para que fueran reconocidos en la comunidad.

En el período Edo, sin embargo, la cultura de los tatuajes japoneses se volvió un arte ancestral que ha ido creciendo con los años.

Hoy puedes encontrarte con tatuajes japoneses de todo tipo, incluso en occidente. Se destacan como los más comunes, los de geishas, las flores de loto, el pez coi, las máscaras Hannya, los dragones, los tigres y nuestro favorito: Los de sushi.

El sushi y los tatuajes

Los amantes del sushi pueden incorporar tatuajes de todo tipo a su cuerpo que reflejen su amor por esta comida. Los hay desde muy elaborados hasta los más simples.

Existen quienes quieren conmemorar su amor por determinada pieza y quienes comparten el amor por el sushi y quieren conmemorarlo con tatuajes gemelos, los que piden uno excéntrico y los que lo acompañan con su personaje de animé favorito.

Y tú, ¿te animarías a hacerte un tatuaje de sushi?

Con  toda la facilidad que tenemos de hacer compras en Internet desde la comodidad  de nuestra casa, la visión de las compras ha cambiado mucho. Tenemos miles de  tiendas con miles de productos sin tener que vestirnos, arreglarnos y  salir de nuestro salón. Esto es un peligro  para la gente impulsiva que suelen ser compradores impulsivos en el mundo real.  Muchas veces es simplemente por tener lo último de lo último porque un  compañero de trabajo lo tiene. Como se ha dicho, con las tiendas virtuales y una tarjeta  de crédito lo tenemos muy fácil. Aunque no hayamos cobrado el sueldo  mensual todavía, con la tarjeta no hay problema en hacer la compra ya misma. Lo  cierto es nos sorprendería ver cuántas familias viven en una casa que no se pueden permitir, y con un coche de lujo en la puerta que en otras  circunstancias tampoco podrían tener. Desde fuera, la visión es que todo parece  ir bien, pero interiormente la deuda puede estar ahogándolos.

Sea como sea, uno de los claros motivos de tener deudas en unos ingresos reducidos provocados por las diferentes  situaciones que se pueden dar. En estos últimos años y con la ralentización de  la economía, el paro ha subido prácticamente en todas partes. Muchas personas  han perdido su trabajo o se han visto obligados a reducir las horas de trabajo.  Esto se traduce como una bajada drástica de los ingresos que se tenían. Por  otro lado,  muchos valores en bolsa que  servían como una ayuda adicional económica, han caído. Al mismo tiempo, las  facturas y los gastos siguen siendo constantes, lo cual fuerza que la deuda  suba. Mientras que hay ciertas facturas y gastos que no van a cambiar, otras  muchas pueden y deben ser reducidas para cubrir la diferencia. Sin embargo,  estando acostumbrados a un estilo de vida, muchas personas continúan gastando  de igual manera a pesar de esta reducción de presupuesto, y acaban usando la  tarjeta de crédito más de la cuenta.

Como se  ha dicho, las tarjetas de crédito pueden suponer un peligro. La idea es “no tengo dinero ahora mismo, pero no puedo  vivir sin esos zapatos italianos tan bonitos”. Las tarjetas de crédito hacen que podamos comprarnos esos zapatos sin importar que no tengamos dinero.  Permiten que hagamos un gasto importante de dinero por una mínima tarifa cada  mes. Esto significa que podemos comprar los zapatos, el traje, el vestido, el  televisor de plasma y todo lo demás. Todo parece muy bonito, pero en unos pocos  meses podemos encontrarnos con una deuda que puede ser un grave problema económico.  El número de personas que no pueden compensar la deuda obtenida con una tarjeta  de crédito es impresionante y los bancos tienen bien presente esto.

El siguiente motivo de deuda es el más conocido y posiblemente el principal motivo  de endeudamiento, por lo menos aquí en España. Hablamos de la hipoteca de la  casa. Gracias a la burbuja formada en los últimos años en la construcción de viviendas, mucha gente se ha encontrado con fuertes hipotecas que a duras penas pueden pagar. ¿Qué es lo que está pasando? Que muchas personas dejan de pagar  estas hipotecas y pierden la casa. Con suerte, la pueden vender y no perder demasiado dinero por el camino, pero es realmente una situación difícil. Esto  puede dañar la situación financiera de los afectados por muchos años. Otros de los motivos relacionados con la casa es el de los cerrajeros y es que son muchas veces en las que olvidamos las llaves dentro.