Los psicólogos practicantes, poseen una capacitación profesional y destrezas clínicas que nos ayudan a aprender a enfrentar con efectividad los problemas de la vida y mentales; solo después de varios años de estudios de posgrado y entrenamiento, logran obtener licencia para prestar sus servicios.

Estos profesionales nos ayudan utilizando una gran variedad de técnicas basadas en las mejores investigaciones científicas disponibles, y que consideran los valores, características y circunstancias de cada persona; ayudan a una gran variedad de pacientes, dándole tratamiento a numerosos tipos de problemas.

Algunas personas acuden a un psicólogo porque se han sentido deprimidas, enojadas o ansiosas durante un largo tiempo, otras porque necesitan ayuda con un trastorno crónico que afecta sus vidas o su salud física; otras para superar la muerte de un familiar.

Continúa leyendo

A veces llamada “menopausia masculina”, el término andropausia es un fenómeno relativamente nuevo en lo que respecta a la terminología médica.

Tanto es así que los médicos no están de acuerdo con respecto a si considerarlo una enfermedad o una condición o un estado debido al hecho de que una condición médica similar con el nombre de hipogonadismo ya está incluida en la terminología médica.

En lo que respecta a la Organización Mundial de la Salud, aún no la reconoce como una enfermedad.

Los síntomas más frecuentes de la menopausia masculina o andropausia pueden incluir:

  • Pérdida de la libido.
  • Disminución de la calidad de las erecciones.
  • Trastornos del sueño o insomnio.
  • Aumento de la sensación de baja autoestima,.
  • Depresión.
  • Sudoración.

Un estudio reciente también indica que la andropausia puede estar asociada con la enfermedad de Alzheimer.

Otra investigación clínica sugiere que la osteoporosis también puede ser causada como resultado de la disminución de la hormona masculina, testosterona, que se considera como la causas de la andropausia.

Sin embargo, en comparación con las mujeres, la andropausia no es un fenómeno repentino, ya que se establece lentamente y alcanza su clímax cuando los hombres llegan a los ochenta años.

Pero en comparación con las mujeres, la andropausia en los hombres se asocia generalmente con anomalías psicológicas en lugar de físicas, como se ha observado durante los estudios de casos clínicos realizados durante un período de diez años en diferentes tipos de hombres de mediana edad.

Sin embargo, al igual que la menopausia, los síntomas de la andropausia varían de una persona a otra y no son comunes a todos los hombres.

La andropausia es más común en hombres entre las edades de 45 a 55 años y, lo que es más interesante, son las mujeres que primero observan los síntomas, ya que su principal preocupación es el bienestar del núcleo familiar, los niños y todos sus familiares y parientes.

Esto se debe al hecho de que durante sus años de juventud, los hombres tienden a dar más importancia a factores como el dinero y el poder, y están menos interesados ​​en hacer las cosas “más femeninas”, como cuidar de los niños y la familia, y los problemas familiares en general.

En lo que respecta al diagnóstico de la andropausia, solo un análisis de sangre puede determinar el verdadero nivel de testosterona en sangre y, por lo tanto dar indicios de si se está atravesando o no la andropausia.

Pero debe recordarse que las muestras de sangre deben tomarse por la mañana para medir correctamente los niveles reales de testosterona.

En lo que respecta al tratamiento de la andropausia, solo puede tratarse con la ayuda de la Terapia de Reemplazo de Testosterona, cuyo objetivo principal es aumentar y mejorar la libido y la fuerza general y el vigor de los pacientes.

Además existen varias medidas naturales que se pueden adoptar para aliviar los síntomas, tales como hacer ejercicio físico regular, dormir lo suficiente y que sea un sueño reparador y mantener una dieta equilibrada, balanceada y natural, libre de alcohol y café, entre otras cosas.

Ten presente que este artículo es educativo y siempre debes acudir a un médico calificado para el tratamiento de la andropausia.