Importancia de los soportes para el motor del coche

Aunque en el funcionamiento de un vehículo intervienen múltiples componentes, el motor es uno de los principales, al ser quien se encarga de transformar el diesel o la gasolina en fuerza. Así la mecánica pone movimiento al coche para que pueda trasladarse a voluntad del conductor.

El motor está conectado a una enorme cantidad de piezas y al chasis, por medio de tornillos y tuercas. Sus movimientos generan sacudidas mientras se conduce; no obstante, gracias al trabajo de los soportes, se minimiza tal impacto y al mismo tiempo sirve como refuerzo para la conexión de la máquina, lo que contribuye a que la estructura en donde se afianza el motor resista los embates y no se parta con facilidad.

¿En qué consisten los soportes de motor?

Los soportes de motor son pequeñas piezas que sirven para dar estabilidad y para alinear la máquina de un vehículo; por medio de ellos se amolda la conexión del motor con el chasis, por ende son tan importantes. Su diseño es bastante sencillo, está constituido por placas de metal de fijación y en medio tienen un bloque de goma, que les sirve a manera de cojín contra los golpes que reciben por las vibraciones que se producen en el chasis.

Con su diseño se evita que el conductor y sus acompañantes sean afectados por la brusquedad de las sacudidas y vibraciones, las cuales genera el motor mientras está en funcionamiento. La cantidad de soportes que tiene un vehículo varía según el modelo del coche y del motor, por lo general, pueden llegar a tener 3 o más.

Los soportes se van deteriorando con el tiempo y el uso, con frecuencia el menoscabo comienza por rasgaduras en la parte de goma, lo cual se hace notable cuando esa abertura se agranda. Por otro lado, se siente como si al acelerar un peso empujara al coche y al desacelerar lo contuviera; incluso, se escucha un golpeteo de metal pesado.

Es sumamente peligroso conducir con los soportes del motor roto; en el peor de los casos, la máquina podría soltarse, lo que ocasionaría graves daños físicos al coche por moverse sin control. Si se sacude demasiado hacia los lados y entra en contacto con otros componentes, como las mangueras, las bombas o cualquier otra pieza, se producirían averías serias, cuya reparación representaría un fuerte gasto y no habría seguridad de que resulte exitosa.

Atravesar por una avería de esta magnitud, sería una buena razón para vender un coche al desguace; y por suerte, hay empresas que adquieren vehículos con averías mecánicas de cualquier tipo. Es una opción factible con la que podría sacar un poco de provecho de tanto caos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.