Preguntas más populares sobre los polipos endometriales

Los pólipos endometriales son alargamientos o extensiones con forma de varita que se fijan en la pared del útero.

Su tamaño no es predeterminado, algunos pueden llegar a ser tan grandes como una bola de golf mientras que otros pueden ser tan pequeños como un lunar.

En la actualidad, existe un total desconocimiento sobre el origen de estos abultamientos, que funestan la vida de muchas mujeres que nunca los tratan.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de los polipos endometriales?

Los pólipos endometriales no suelen manifestar ningún síntoma o malestar a su portadora a pesar de que estos pueden generarse por varias causas.

Los escasos síntomas que podrían presentarse suelen ser un sangrado en exceso durante el periodo de menstruación y después de realizar el coito. Acotado a esto, un pólipo no producirá dolor.

¿Pueden ser malignos los polipos endometriales?

Existen pocos casos en los que se evidenció que un pólipo resultara maligno, ya que la probabilidad de padecer de un pólipo con estas características es sumamente baja (menos del 5%).

Estudios han llegado a relacionar la probabilidad de que un pólipo sea maligno con el tamaño que este pueda llegar a sobrepasar.

Un experto afirma que todo pólipo mayor a un centímetro debe ser removido, sea asintomático o no.

¿Cómo diagnosticarlos los polipos endometriales?

Entre los métodos más recurrentes esta la ultrasonografía vaginal, la cual suele realizarse durante primeros días de la menstruación, en mujeres con mayor probabilidad de embarazo.

También se señala que los avances en lo que aprueba diagnosticas se refiere, ha permitido la probabilidad de realizar una ecografía invasiva llamada histeroscopia.

Un método más antiguo, poco practicado en los países avanzados es una disección, pero esta ha sido descartada en favor de cirugía histeroscópica, la cual arroja un mejor resultado por su fácil acceso al útero.

Tratamientos para los polipos endometriales

Como el origen de los pólipos endometriales es de carácter desconocido, no existe método de prevención. En lo que respecta al tratamiento, suele ser la extirpación del mismo mediante cirugía rápida y segura.

¿Debes preocuparte por los polipos endometriales?

Los pólipos endometriales o miomas uterinos no suponen ningún riesgo para la mujer, pues estos, rara vez suelen ser malignos y se extraen quirúrgicamente fáciles.

Como no representan una amenaza en si para las mujeres, ya que en la mayoría de los casos no son malignos, no debe ser motivo de preocupación.

Realizar las pruebas necesarias para controlar el crecimiento de los pólipos es altamente recomendado y por ahora, la única manera de evitar alguna complicación futura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.